Todo el año, vacaciones en Barcelona

Barcelona es una ciudad privilegiada para el turismo, tanto nacional como internacional. A su clima excepcional, tiene aproximadamente 300 dias de sol al año, más de 200 horas de luz al mes la mayor parte del año y temperaturas suavizadas por el mar, añade el ser una de las grandes ciudades europeas, con todo lo que ello conlleva.

Con todos estos ingredientes no es de extrañar que Barcelona sea un gran destino turístico a lo largo del año, y no sólo en periodos estivales.


¿Quieres una Guía Completa de Barcelona Gratis?

El invierno en Barcelona

El turista que elige Barcelona en invierno lo hace principalmente porque busca la suavidad de su invierno. Muchos de los turistas que llegan en esas fechas a la Ciudad Condal vienen buscando un invierno mediterráneo, en el que el sol luce muchos días del mes y las temperaturas mínimas rara vez se acercan al cero.

Aunque en esas fechas no es lo más normal disfrutar del turismo de sol y playa, esto no resta ningún punto al interés turístico de la ciudad, más bien lo complementa. El turista que visita Barcelona en invierno lo hace porque busca otras actividades.

Barcelona es una ciudad con una gran oferta cultural. Cuenta con un buen número de teatros y locales en donde presenciar decenas de distintos espectáculos, desde musicales hasta pequeñas y transgresoras obras de teatro.

Comer y beber siempre ha sido una gran tradición en toda España, y en Barcelona y Cataluña tienen su sitio algunos de los mejores restaurantes del mundo. Al calor de sitios como El Bulli y el Celler de Can Roca otros restaurantes, de precios más asequibles, han sabido hacerse un hueco en el mercado.

barcelona-turismo-collage

Barcelona con sol

Pero sin duda cuando se le puede sacar todo el jugo a Barcelona es cuando el astro rey comienza ejercer todo su poder. Cuando la temperatura comienza a subir es cuando Barcelona comienza a dar todo lo que tiene dentro de sí.

A las playas de la propia localidad se unen famosísimas localidades costeras como Sitges, Sant Pol de Mar o Mataró. De esta manera en el área metropolitana de Barcelona se disponen de un puñado de pequeñas localidades que ofrecen unas playas distintas, adecuadas para cada tipo de turista.

No hace falta esperar al verano para disfrutar de los encantos de la ciudad. Por ejemplo, en primavera, cuando las temperaturas son más suaves, tenemos un momento genial para hacer, por ejemplo, rutas deportivas por los montes aledaños a Barcelona.

El turista también puede disfrutar de rutas en bicicleta todo terreno, senderismo, quads, etc. Los alrededores de la ciudad son un escenario de gran calidad para realizar este tipo de rutas, pudiendo alternar rutas de mayor dificultad física o longitud, con otras adaptadas para toda la familia.

En definitiva Barcelona es una ciudad con unos grandes atractivos turísticos para todo el año. Al hecho de ser una de las grandes ciudades europeas se le une el hecho de ser una ciudad mediterránea. Además está rodeada de unas pintorescas localidades que complementan perfectamente la oferta turística de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.